lunes, 3 de julio de 2017


Me hiciste promesas
que no has cumplido,
yo he creído
y me llevé sorpresas,
ahora profesas
un corazón herido,
triste y sufrido…
no me interesas.

domingo, 9 de abril de 2017

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que escribí en este espacio. He crecido, he madurado, he sufrido, he llorado, me han decepcionado, he decepcionado, tuve penas, viví alegrías, sufro la soledad durante la mayor parte del día.
La vida no es fácil.
Era otro hombre antes, participé de tres libros y este año se viene el propio.
Es domingo de ramos y no sé por qué me acordé de los blogs, tampoco sé si hay alguien leyendo, pero me gustaría saberlo... (Dejo puntos suspensivos para que alguien me conteste y me anime a seguir escribiendo en este blog y en el otro).

martes, 17 de diciembre de 2013



Dicen que cuando una mujer pasa por la peluquería es porque está en crisis. Hoy la vi, pasó mucho tiempo y su pelo está cortado al ras... ¿Qué te pasó? quise preguntarle, pero me callé, obvio. Pasó a mi lado y se alejó desparramando uno que otro suspiro. Allá va...

miércoles, 2 de enero de 2013

A último momento





No quiero molestarla con esto de mi vida, o quizás sí; es que hay sonidos y silencios de quince años entre mis sueños y los suyos, entre mis dedos y su piel, entre mis palabras y sus oídos, entre, bah!, ya no importa; tampoco voy a decirle que importa el ahora, bla bla bla, cursilerías baratas.
Tengo ganas de decirle “soy yo, miráme, a punto de tocar (HOY) el futuro que ya vi en el pasado, por eso te molesto, no es por nada más, ¿decíme si no estoy loco? Es para hoy tu caricia, tu beso, tu silencio, tu desnudez. Trato de decirte que no he intentado cambiar el destino para este día. Dale, volvé a decirme que estoy loco, creo que me gusta, pero desde hace años que sé de este encuentro casual y, aunque no pensé que fuera cierto, en un rincón del corazón intuía la realidad. Estamos distintos, más grandes, estás más linda y yo más bohemio… pero nunca pude conquistar a nadie con mis palabras, no hasta hoy”
Pero eso no pasará tampoco. Ella se acerca a mí, pasa como ya lo sabía, imponente, con su remera blanca y su short rojo, tal cual la “vi”. Yo sin poder abrir la boca, viendo que todo es verdad, no puedo decirle absolutamente nada. Ella pasa, me mira de reojo, cree reconocerme y, mientras me atraganto con mis palabras, ella desvía su mirada y detiene un taxi que la llevará lejos, muy lejos.
Creo que cambié el destino. Hoy, a último momento.


.

martes, 18 de diciembre de 2012

La de las alas...



Cuando te vayas no me digas adiós, tampoco me mires a los ojos; te evitaré, deseo borrarte de mí, vivir como si no hubieras existido nunca. No recordaré la noche en el dique cuando, luego de abrazarnos y besarnos, disfrutamos el cielo más estrellado de nuestra historia hasta ese momento. No miraré nunca más este lunar tan vistoso que siempre opacó mi audacia y que a vos te parecía único. Me llevaré todo lo que te escribí a otra parte, donde nunca puedas leerlos ni decirme que te gustan, con una sonrisa deliciosa…
Me iría yo pero la que siempre tuvo las alas fuiste vos, yo quiero quedarme un poco a descansar, a disfrutar la vista desde la ventana, esperaré la lluvia y lloraré un poco antes de ir a dormir; fumaré un último cigarrillo, porque nunca te gustó que fume. Te haré caso en eso de cepillarme los dientes apenas me levante de la mesa. Iré a misa los domingos por la mañana porque siempre decías que la tarde se hace corta y no se puede hacer nada. No voy a salir a correr durante la siesta porque el sol hace daño ni tampoco dejaré la cama destendida, aún cuando nadie quede en casa para notarlo, pues tienes razón en aquello que al regresar tienes que perder el tiempo en tenderla antes de dormir.Me haré el hábito de leer por las noches, pues hasta ayer no lo hacía por abrazarte y hacerte el amor. Me dejaré el pelo largo, no tanto, pero sí un poco más, solo para no recordar que a vos te gusta bien cortito.
O pensándolo bien… deseo que me mires, sí. Quisiera saber si tu adiós será verdadero o será sólo un deseo de volar un rato sin mí. Yo no evitaré tu mirada entonces. Dejaré mi mirada sin lágrimas y mi lunar a la vista, cerraré las ventanas para no distraerme mirando la lluvia caer y te daré el último poema que escribí en tu silueta para que lo leas y me sonrías llena de luz… quizás aceptes volar conmigo por la tormentosa noche de nuestra ciudad, por aquel lugar donde nos besamos bajo las estrellas. Te aseguro que llegaremos, al fin, hasta la segunda estrella a la derecha y viajaremos directo hasta el amanecer.



.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Tocar la luna



Recuerdo cuando quería tocar la luna, ¡lo deseaba tanto!
Cerré mis ojos y pedí el deseo, utopía. El tiempo pasó y la luna seguía tan lejos como siempre, entonces supe que no podía correr antes de caminar. Cambié mi deseo por otro, otros...  paso a paso la luna se acerca un poco más... 
Mañana te veré desde arriba

lunes, 29 de octubre de 2012