martes, 10 de mayo de 2011

era rubia, bonita, muy bonita...

Era de madrugada en la ciudad. Ni un solo ruido amenazaba la tranquilidad de la cuadra, pero de repente ella, que dormía a mi lado, me despertó con un certero golpe de puño. Yo, dormía tranquilo y de pronto tuve que gritar medio atontado y sin saber qué es lo que realmente le pasaba...


Yo: - ¿¿qué pasa??
Ella: - Estabas con otra!!
Yo: - ¿¿¿Qué???
Ella: - Sí, era rubia, bonita, muy bonita!!!!
Yo: - ...
Ella: - Estabas feliz, muy feliz
Yo: - ...
Ella: - (sollozos)
Yo: - (en silencio) #¡!$%#!"@#...
Ella: - ...
Yo: - ¡Me pegaste!
Ella: - ¡Sí!
Yo: - ¡Me pegaste!
Ella: - ¡Siiiiiiiiii!
Yo: - pero...

Siguió el diálogo mientras yo recién caía en cuentas de que era un sueño lo que ella tuvo... 

En fin, más tarde ella se disculpó por lo sucedido confesándome de que no pudo dormir el resto de la noche, que se levantó a tomar café, a mirar por la ventana, a esperar que la noche transcurriera, al tiempo que se avergonzaba por reaccionar así... ¡si sólo fue un sueño!, ella me contó todo: era rubia, bonita, muy bonita y trabajaba a la vuelta de mi oficina...

Yo le dije mi verdad:
- Nunca pasó nada, cielo, quedáte tranquila, jaja, mirá vos, ¡fué sólo un sueño! ¡Arriba!

De camino a mi oficina no pude dejar de pensar, y reírme por lo sucedido... ¡una locura!
Claro, una locura siempre y cuando no pase lo que no se espera...

Mientras transcurría la mañana todo fue normal hasta que sucedió: ensimismado en mi escritorio escuché la vos más dulce del día que me preguntaba donde quedaba un lugar que no recuerdo cuál era porque me cautivó su semblante, a ver, cómo lo explico: era rubia, bonita, muy bonita, y me pidió que la ayude, que trabajaba a la vuelta de mi oficina...

miércoles, 4 de mayo de 2011

No me basta con decirte que te extraño…



           Camino por la ciudad y el ruido quiere demoler los edificios, los motores calientes de los vehículos se suman al calor del pavimento, las bocinas destilan odios, bronca… mientras tanto, yo, voy escribiendo tu nombre en el aire, como si nadie estuviera a mi alrededor, como si el ruido se hiciera silencio, como si esta vida transcurriera en cámara lenta… así, solo así, vuelvo a pensar que la vida es bella… entonces puedo entrar al primer piso de mi departamento y ver mi mundo como si no fuera mío sino tuyo…
Iré contando las horas para tu regreso...














=====